Noticias del Día
Preguntas Frecuentes
Listado de Trámites Mineduc
Documentación Útil
Análisis CONACEP
Sugerencias y Denuncias
Consultas Legales
 
05/11/2009
Financiamiento público a educación escolar: ¿igualdad de condiciones?
Introducción:
 
El sistema escolar chileno posee un esquema de financiamiento que permite movilidad a las familias para elegir entre establecimientos educacionales municipales y particulares subvencionados.
 
Si bien la subvención por alumno es de igual valor independientemente de cual sea la dependencia administrativa del establecimiento que recibe al estudiante, los recursos públicos totales que acompañan a ese niño/joven difieren notablemente si se trata de un establecimiento municipal, que si va a uno particular subvencionado.
 
En efecto, la ley de presupuesto define anualmente una serie de programas (y recursos para su implementación) que tienen como destino los establecimientos educacionales. Respecto de los fines de dichos programas es posible encontrar amplias diferencias (mejoramiento de la infraestructura, PME, programas de educación básica, fortalecimiento de la gestión municipal, otros);al igual que respecto del impacto que ellos tienen en el desempeño escolar.
 
En general, es posible decir que la subvención –a pesar que representa la mayor parte de presupuesto de este sector- ha ido perdiendo importancia como mecanismo de financiamiento escolar.
 
El problema que surge es que los recursos adicionales a la subvención no se asignan en igualdad de condiciones entre las distintas dependencias administrativas. La mayor parte de los recursos extra subvención tienen como destino único los establecimientos municipales.
 
Lo anterior tiene varios problemas, pero el mayor de ellos es que este mecanismo restringe la libertad de los padres para elegir el colegio de su preferencia ya que para mantener la ayuda que hoy se asigna a su hijo, éste debe permanecer forzosamente en un establecimiento municipal, y si decide trasladarse a uno particular, el apoyo estatal sería solo el valor de la subvención mensual.
 
¿Cuántos son los recursos involucrados?
 
Un reciente informe del Instituto Libertad (Opinión Política Nº629, Diciembre 2008) presenta cifras que permiten cuantificar la magnitud del problema.
Tabla Nº 1: Transferencia (identificable) de recursos sólo a la Educación Municipal ($ Miles de pesos 2009)
 
Capítulo
Programa
Nombre de programa o receptor
Monto (Miles $2009)
01
01
SUBDERE
75.886.111
01
01
Plan de Equipamiento de Establecimiento de Ed. TP
21.240.000
01
02
Infraestructura Liceos Tradicionales Municipales
10.620.000
01
04
Bono Pro Calidad de la Dotación Docente, Art 36,, ley 20.079
66.014
01
04
Bono-Prueba de Conocimiento, letra e), Art.17, Ley N°19.933
423.929
01
04
Promoción de Talentos en Escuelas y Liceos
763.517
01
20
Asignación Desempeño Difícil
26.811.528
01
20
Bonificación Compensatoria, Art.3°,Ley N° 19.200
4.541.112
01
20
Para Cumplimiento del Inciso 2° Art.10°,Ley N° 19.278
1.702.917
01
20
Asignación Variable de Desempeño Individual Art.17, ley N°19.933
4.619.208
01
20
Aplicación inciso 2°, Art. 4° transitorio, Ley N°20.158
9.629.162
01
20
Bonos de Asistentes de la Educación, Art.3° incisos 1° a 6°, Ley N°20.244
4.332.960
01
20
Apoyo a la Gestión de Educación Municipal
53.800.000
01
20
Incremento a la Bonificación por Retiro , Art. 2° transitorio, Ley N°20.244
1.380.600
SUMA (MILES $ 2009)
215.817.058
MATRÍCULA MUNICIPAL 2007
1.625.971
TOTAL AL AÑO (MENSUAL)
13.273
Fuente: Instituto Libertad, en base a Ley de Presupuestos 2009.
 
El informe citado concluye que “considerando la matrícula atendida por este sector, el valor señalado (ítems “identificables” de la partida presupuestaria) supera mensualmente los $13.000 pesos por alumno.“
 
Adicionalmente desglosa los recursos que se asignan a cada dependencia, de acuerdo a los distintos ítemes de gasto. A partir de dicha información declara “que existe una brecha en los recursos entregados por el Gobierno Central a ambas modalidades educativas que alcanza anualmente los $33.158 millones de pesos a favor de la educación municipalizada. Ahora bien, corrigiendo por la matrícula atendida en ambos tipos de educación, de la tabla se obtiene que el subsidio mensual que entrega el Gobierno Central asciende a $91.072 y $68.259 para la educación municipal y particular subvencionada, respectivamente. En conclusión, de acuerdo a la información entregada por el Ministerio de Educación, la brecha entre el aporte a ambos tipos de establecimientos sería de aproximadamente $22.813 pesos cada mes.”
 
A partir de las cifras anteriores concluye que “actualmente existe en nuestro país una discriminación positiva que favorece mensualmente a la educación municipal por sobre la educación particular subvencionada en un monto que, bajo supuestos conservadores, alcanza los $13.273 pesos y que de acuerdo a la información entregada por el MINEDUC llegaría a $22.813 pesos.”
 
Tabla Nº2: Recursos destinados en Ley de Presupuestos para Educación Municipal y Educación Particular Subvencionada ($ Miles de pesos 2009)
Programa Subsecretaría
Sector Municipal
Sector Particular Subvencionado
01
Subsecretaría de Educación
97.385.503
0
02
Programa de Extensión de la Jornada Escolar
58.813.516
2.321.642
03
Mejoramiento de la Calidad de la Educación
12.576.601
4.375.146
04
Desarrollo Curricular y Evaluación
16.719.864
6.833.098
08
Supervisión de Establecimientos Educacional Subvencionado
116.820
63.720
09
Programa de Educación y Capacitación Permanente-Chile Califica
4.366.000
400.000
11
Recursos Educativos
38.982.616
30.259.695
20
Subvenciones a los Establecimientos Educacionales
1.249.566.762
1.102.946.871
21
Gestión de Subvenciones a Establecimientos Educacionales
2.280.125
449.321
30
Educación Superior
0
0
31
Gastos de Operación de Educación Superior
0
0
32
Becas Bicentenario de Postgrado
0
0
TOTAL Subsecretaría de Educación ($ M pesos)
1.480.807.807
1.147.649.493
 
Matrícula (MINEDUC 2007)
1.625.971
1.681.315
Subsidio Mensual
91.072
68.259
Subsidio Ed. Mun - Subsidio Ed. Part. Subv.
22.813
Fuente: Instituto Libertad, en base a información entregada por MINEDUC.
 
Las cifras anteriores no incluyen los recursos que los mismos municipios destinan como complemento a la subvención para cubrir la oferta de sus servicios. Dichos recursos son importantes y en el agregado alcanzan cerca de $120.000 millones anuales (información del Sistema Nacional de Información Municipal). Siguiendo con el análisis anterior, el aporte por alumno por este fondo es equivalente a $7.380 mensual.
 
Las cifras anteriores dejan en evidencia la gran desigualdad a la que se ven enfrentados los alumnos que optan por la educación particular subvencionada. Los que en promedio, estarían recibiendo entre $20.000 y $30.000 mensuales que sus pares que asisten al sistema municipal.
Tabla Nº 3: Mayor aporte a la Educación Municipal
 
 
Identificable en Ley de Ppto.
Información MINEDUC
Aporte Gobierno Central
13.273
22.813
Aporte Alcaldes
7.380
7.380
Mayor aporte Ed. Municipal
20.653
30.193
Fuente: Instituto Libertad, en base a DIPRES, MINEDUC y SINIM.
 
 
¿Se justifica el aporte diferenciado por colegio?
Es común escuchar argumentos relativos a que esos recursos serían comparables a los recaudados por el sector particular subvencionado por la vía del financiamiento compartido. Cabe destacar que no es apropiado comparar estas cifras debido a  que –a diferencia de los recursos públicos asignados exclusivamente a un sector-, los recursos del financiamiento compartido reflejan la opción de los padres a aportar en forma adicional a la subvención, en forma voluntaria –cuentan con la opción de colegios gratuitos- y que el sector municipal también tiene esta opción de cobro en el nivel de enseñanza media.
 
Pero si se quiere comparar de montos generales a que acceden las distintas dependencias parece necesario mencionar que los cobros que realizan los establecimientos con financiamiento compartido no representa el ingreso adicional que recibe el colegio por alumno. En efecto, el sistema considera la reducción de los ingresos por subvención mediante descuentos realizados de acuerdo al monto de financiamiento compartido que cobra el establecimiento; así como la implementación de un programa de becas que debe ser financiado con una proporción de los recursos recaudados4. Es importante también considerar que no todos los estudiantes que asisten a los establecimientos en que se cobra este tipo de financiamiento cancelan efectivamente estos recursos. Además de la proporción obligatoria de alumnos vulnerables (15% en cada establecimiento que recibe subvención), todo alumno vulnerable que se matricula está automáticamente excluido del cobro; y de aquellos que realizan los pagos, es común encontrar altas tasas de cuotas impagas. Lo anterior se traduce en una disminución evidente en los ingresos a los que podrían tener acceso los establecimientos de financiamiento compartido.  
 
Es importante aclarar también que si bien el sistema de financiamiento compartido se ha extendido, siguiendo el interés de los padres por acceder a proyectos educativos que pudieran tener mayor costo; más de 40% de los establecimientos particulares subvencionados -lo que representa al 30% de la matrícula de este sector- no realizan cobro a los padres y se financian exclusivamente con la subvención escolar.
 
Adicionalmente, conviene destacar que aquellos establecimientos que cuentan con sistema de financiamiento compartido, no lo cobran a los estudiantes que son económicamente vulnerables. Esta situación se refleja claramente en la proporción de alumnos en situación de pobreza que asisten a establecimientos de dependencia particular, donde 1 de cada 4 estudiantes vulnerables asisten a este sector
 
Otros temas:
 
Pero al analizar las diferencias entre los establecimientos municipales y particulares subvencionados, podemos notar que no se trata sólo de los recursos directos; la diferencias de trato se dan también en relación a la exigencia en el cumplimiento de las leyes. Como ejemplo de esto cabe recordar el conflicto por el bono SAE y la solución que se buscó para aquellos establecimientos municipales que no lo habían cancelado oportunamente. Cabe destacar que los establecimientos particulares enfrentan las mismas exigencias de pago respecto de este bono, y ellos, recibiendo los mismos recursos para cubrir esa obligación sí cancelaron lo que correspondía. Parece oportuno cuestionarse cuál habría sido la reacción de las autoridades si quienes no hubiesen cumplido con el compromiso hubieran sido colegios de dependencia particular.
 
Los recursos públicos que se comprometieron para cubrir el “error” en el pago de los colegios municipales son también dineros que los niños y jóvenes de los establecimientos particulares están dejando de recibir.